Asi se manipula la petición de dinero

En España se produjo, hace muchos años, un desgraciado accidente aéreo, el conocido como el caso del Yak- 42. Allí se mezclaron una compañía de alquiler de aviones, barata y de escasas garantías, que se utilizaba habitualmente, unos pilotos escasamente preparados y posiblemente borrachos, un escenario geográfico espantoso, un país algo menos que tercermundista, unas condiciones meteorológicas indescriptibles y una prensa que exigía la instalación de un equipo de forenses en medio del monte para recomponer cuerpos a toda velocidad.

En medio de este apocalipsis se persona el  ministro de la cosa y se da el paseo protocolario con paraguas en mano del ayudante para no hacer otra cosa que la que podía hacer, o sea, nada.

Siguieron los pasos judiciales precisos que terminaron con las sentencias indemnizatorias oportunas y ello además de la larguísima utilización de nuestro casposo sistema judicial. Años después alguien provoca la emisión de un papel por parte del Consejo de Estado, papel que no ha leído nadie pero que el periodismo lo interpreta como una contradicción con las sentencias y que, para mí, procede de las covachuelas del PSOE en el Consejo, es decir, los Ledesma, Teresita Colorines y Zapatero, eminentes juristas en sus casas a la hora de comer.

A partir de aquí se monta el auto sacramental. Afectados dolientes, mucha lágrima, mucho perdón, un gobierno tiritando y qué hay de lo mio. El ministro de la cosa es una persona decadente, lo fue siempre, pedantón y del Opus y se convierte en el principal afectado. Rajoy, tembloroso, promete nuestro dinero sin que sepamos en base a qué y dice las consabidas frases de “lo hemos hecho mal y lo vamos a hacer bien ” y gilipolleces por el estiñlo, los periodistas contentos pasean a los parientes de las víctimas, y aquí paz y después gloria.

Como es obvio, lamento el accidente, las víctimas y los parientes pero también lamento la nula eficacia de las sentencias donde sus fallos se suplantan por una buena campaña ya sea de Cebrián o de algún otro.

Y hablando de justicia manipulada ahí tenemos lo de Santiago Vidal, el esperpéntico político catalán que procede de la izquierda que, en parte, se apropió de la judicatura. Quiero decir primero que me creo todo de la utilización de los datos fiscales y, principalmente, la existencia de listas de jueces desafectos con el fin de allanar en su día el camino de la victoria. Lo han hecho siempre copiando a los militares españoles que, a su vez, habían tenido el dudosa honor de copiar a rusos y alemanes.

Sólo añadiríamos que hay muchos como Santiago. Ojo al dato para cuando salga a la palestra Margarita Robles, que es incontenible y acabará dando la nota. Todos estos han utilizado la judicatura en su propio beneficio para construirse una personalidad de la que carecían por completo.

Por último, Trump es únicamente un nazi pero que se apoya en un país de nazis. Los votos no son sino la revelación de la magnitud del problema y que nos cojan confesados porque es de echarse a temblar. El único acierto que ha tenido la Carmena en su vida es su comparación con Hitler con el pequeño detalle de olvidar que por aquella época hubo otro parecidísimo a quien ni siquiera mencionó, bien es cierto que gracias a su memoria vive la Carmena sin dar un palo al agus. Hay que tener cara.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s