El premio es el Codigo Penal

Lo que más le gustaría al personal es que le dejaran, aunque sólo fuera por un rato, el manejo del Código Penal. Casi me atrevo a decir que esto les hace más ilusión que la distribución de la renta mediante la dignación de sueldos y todo a fin de satisfacer la virtud más notoria de la sociedad, la envidia.

Todos estos elementos y algunos más se entrecruzan  en el sorprendente asunto Soria. Un funcionario público, que no está acusado de nada, debe renunciar a su destino porque así lo ha decidido el mayor parásito del país, el tal Sanchez, eso si rodeado de una nutrida corte de periodistas que le reprochan no se sabe qué y, además mentir como si esto último fuera objeto de escándalo social.

Soria o bien cumple los requisitos del cargo que pretende o bien no los cumple. Si es lo primero, cosa que nadie parece dudar, quiénes son los periodistas o los parásitos para oponerse a su nombramiento en virtud de que no es “oportuno”, criterio incorporado a la gama de los ya existentes para la crítica política. Pero voy a decir más. Si alguien tomara una decisión de este tipo estaría incitando a la comisión de un delito, la prevaricación en concreto. No puede haber otros criterios para su nombramiento que las leyes sea Soria como si es Palencia o Zamora.

Para terminar de demostrar la infamia un periodista o un Sanchez al uso siempre citan el salario que retribuye el cargo. Más de 200 mil dólares Llaman irresistiblemente a la envidia y allí van todos como hienas sin saber que, al menos de forma directa, no los pagan ellos ni es un salario desusado en ciertas cúpulas.

Cuestión diferente es que el candidato esté enchufado. ¡¡¡¡nos ha jofastidiado¡¡¡ como todos desde el primer negociado. La Administración es el paraíso de los enchufes y más aún cuando hay pasta de por medio. Si, además, el cargo pertenece al mundo internacional por la potencia eléctrica del enchufe precisa una central nuclear a su servicio. Así ha sido siempre.

Un ejemplo sencillo es el de Sanchez. Este individuo no ha trabajado nunca, se trata de un simple parásito social. No se le conoce ni siquiera actividad universitaria que es lo menos que se vende, léase los casos de Iglasias, Errejón o Monedero.

Trabó amistad partidista con Westendorf aquel aventurero del Psoe que llegó a ministro por su ropaje diplomático. Este último se granjeó en la ONU el cargo de Delegado en Bosnia en pleno “conflicto” o poco después y allá que se llevó al Sánchez y pareja para rellenar su curriculum. A la vuelta el subparásito se enroló en las covachuelas del partido donde aprendió que si úno decía “no” muchas veces y con convicción saldría mucho en la tele y la familia estaría encantada. Así se escribe la historia que ya había empezado a escribirse cuando se beneficiaba del parentesco con el general sanguinario.

Hablando de enchufados. Se ha reproducido la vileza de Garzón Su Señoría. Descubrimos ahora que la puerta giratoria de salida sirve para dar suelta a los odios más profundos con absoluta impunidad. Una señora, una tal Robles, era Magistrada del Tribunal Supremo en una Sala cuya principal función era el juicio en primera instancia del Consejo de Ministros a la sazón presidido por otro que está de moda, creo que Rajoy. Bueno, pues le pega a la giratoria y unos días después repite como un lorito las consignas más brutales contra el hasta entonces enjuiciado.

Siempre ha carecido Margarita de dos virtudes muy de apreciar en el mundo judicial, a saber, la inteligencia y la prudencia pero al menos había debido mantener otra virtud más usual, el disimulo. Lo que ha hecho ahora, sin duda dirigida por su egolatría enfermiza, no tiene nombre a no ser que se demuestre que el odio se puede generar en la fracción de segundo que transcurre mientras se para la puerta giratoria. Lo demás, lo que ha pasado, sólo siembra de dudas la hipotética imparcialidad de las sentencias en que ha participado.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s