Las puertas giratorias a reacción

Lo primero, pedir disculpas por mi ausencia de la pasada semana aunque estuviera plenamente justificada. Por primavera o verano trato de hacer un viajecito con el objeto de desempolvar mi tradicional afición al turismo. Esta vez ha sido Sicilia de donde volví anoche y rindo tributo a los lectores al momento de levantarme de la cama.

Sicilia es maravilloso, impresionante y no sé cuantas cosas más. Su aspecto natural y su contenido monumental es inabarcable. Aunque esté prácticamente rehecha pues un terremoto en el XVIII y otro en el XX la dejaron para el arrastre, y eso además de las erupciones del Etna, lo cierto es que son maestros en reedificarla a modo de casa de muñecas y todo parece realidad. Por citar algo concreto, Palermo y Catania son ciudades mágicas y si a ello se suman Agrigento con sus ruinas históricas, Trapani y el pueblo de Edge, Siracusa, Taormina y Messina tenemos un conjunto imposible de definir. En un entorno con muchas deficiencias – la isla está como España hace cuarenta años – la gente es muy amable y la comida por encima de lo esperado.

Os repito, a la menor posibilidad vais a Sicilia ; hay un vuelo directo desde Madrid, con una duración menor que a las islas canarias, por unos 100 pavos ida y vuelta y jamás os arrepentiréis. Salvo Roma y Florencia es el mejor destino de Italia y sólo tenéis que preocuparos por evitar el calor, es decir, hasta junio y a partir de octubre. Un gran placer.

La vida nacional nos trae el reciente frenesí del tal Sánchez. Tras visitar los diferentes cementerios no ya de elefantes sino de prontosaurios, que eran unos dinosaurios que se levantaban muy temprano, está conformando un equipo cuyo hombre fuerte y rápido sería el Puskas de la última campaña. Hasta aquí normal para el paisaje y el paisanaje; lo que pasa de castaño oscuro es que hayan puesto a funcionar a toda uva la puerta giratoria que tanto les gusta y que en sus ratos de oposición ponen a parir.

El problema con Margarita Robles no es que la hagan del gobierno. Hará lo que sabe, que es pelearse contado bicho viviente e, incluso, con alguno que haya pasado a mejor vida. El problema con esta señora es que a base de estar siempre girando no sabe ni donde está y es capaz de abrir un sumario en pleno Consejo de Ministros y, lo que es peor, encausando a la mitad de los presentes. Robles es un cúmulo de disparates y si llegó al Supremo fue también por el apoyo del PSOE. Es soltera y eso le dio tiempo para pasarse el día conspirando.

Cuando estaba en lo penal era trabajadora y lidiaba una materia relativamente sencilla. Sin embargo, pronto averiguó que en la cosa judicial donde se medra de verdad es en el contencioso y allí se plantó moviendo sus influencias políticas pues carecía de cualquier mérito de alguna consistencia. Ahora a vuelto a tocar a rebato y, ala, a darle a la puerta otra vez. El futuro es fácilmente previsible. Si las cosas le salen mal volverá a juzgar con su imparcialidad habitual y saldrá en los papeles diciendo que hay que reformar lo de las puertas giratorias. No sé si lo veremos todos pero muchos quizás. Lo de siempre: estos son mis principios y si no les gustan tengo otros. España y yo somos así.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s