El parvulario

Lo primero que hay que reseñar de la astracanada que hemos soportado es el bajísimo nivel intelectual de los participantes. ni nueva política ni leches. Las corbatas se las han quitado pero no del cuello sino de las mentes y así tenían una cosa menos. Llaman nueva política a lo que no es sino analfabetismo. Qué pandilla.

Y lo peor es que para uno que mantiene una mínima presencia, Patxi, resulta ser el más insuficiente. Deberían haberle obligado a salir desnudo para ofrecer una pista de su interior mental. Por si fuera poco es un tramposo de taberna de pueblo. No ha llegado todavía a cambiarte las cartas, se limita a marcarlas con un rotulador rojo.

El contenido del supuesto debate se podía imaginar fácilmente. Remedando a García Lorca en el cafe de Chinitas soy más rojo que tú más reformista y más progresista toma del frasco Carrasco ( añadido del autor )

Lo de rojo y reformista no quiere decir nada, lo de progresista menos, pero los dos calificativos persiguen un objetivo de agit-prop , agitación y propaganda, cuya perversión y nadería fue siempre manipulada por el leninismo. Aunque hay algo que les salva en la  jungla donde habitan. Reformar no es, como pudiera parecer, cambiar estructuras sociales de una mínima importancia sino simplemente quitar las reformas antizapatero que hicieron, menos mal, los otros. Lo que no dicen es qué van a hacer después y eso es simplemente porque no lo saben. A ver si se entera Rajoy, no lucha contra Sanchez sino contra la sombra de Zapatee mucho más alargada y en forma de molino de lo que se suponía.

Por otra parte todo ha sido una verbena periodística. Como no había nada que decir han repetido lo mismo mil veces y a cada rato. Jamás se había visto un espectáculo más aburrido….y lo que nos espera. Casi se agradece que de vez en cuando intervenga uno de los muchos delincuentes que allí moran y diga unos disparates que tienen, por lo menos, la virtud de despertarnos, aunque luego tengamos pesadillas.

Hay además un aspecto de la cuestión que me resulta irritante. Es cuando se ponen a interpretar el deseo colectivo. Se suelen oír cosas del tenor de  ” el pueblo ha votado cambio para que todos dialoguen” y luego dicen que todo ello es para que hagamos lo que está deseando el intérprete, Qué coño sabrán ellos de lo que querían los votantes por encima de desear que ganara el suyo con exclusión de los demás. Se imaginan al pobre ciudadano en un laboratorio de voluntades para averiguar qué es lo que quiere y luego irse, como las mocitas madrileñas, caminando alegremente al colegio electoral

Y hablando de mocitas madrileñas camino de Chamartín ayer vimos un espectáculo que, por lo poco habitual, cabría calificar de milagroso. Resulta que al Madrid, en el segundo tiempo de su partido, le dio por correr. El público por la noche asistió a sesiones de sicoterapia colectiva y más de un argentino abandonó la sesión porque no sabía explicarlo. Unos tipos de blanco corriendo como posesos y sin tener a la policía detrás. Vivir para creer.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s