Tejero y Mas

En este país cuando se habla de golpes nos viene a la memoria el tristemente célebre Tejero. Comprendo que compararle con el patrón de trincones que es el rey Arturo puede parecer, y lo es a todas luces, exagerado, pero una vez quitados los tricornios y las metralletas la cosa se hace más, cómo diríamos, normalita. Tejero era una pobre bestia pero también tenía la ventaja de no llevar en la cara la manía de trincar a toda costa aunque fuese  por  lo institucional. Lo de las farmacias, sin embargo, también es para cabrearse.

Traer a cuenta a Tejero tiene, sin embargo, un objetivo diferente que desentrañar su hipotética conciencia de personaje traspuesto en el tiempo y sin que ello quiera decir, como señalaban los progres de la época, que se avergonzaban de que en el extranjero pensaran que nuestro país apareciera como tierra de bandoleros y guardias civiles dando golpes, para lanzar a continuación una encendida alabanza de la persona y teorías de Mao  cuando este había dedicado su ocio a violar a campesinas, para después asesinarlas y comerse sus restos. Entre uno y otro ya me diréis.

El objetivo de la alusión está en recordar que frente a la bestialidad de la toma del Congreso, ningún tibio y mucho menos un partido pidió jamás que se dialogase. Esta palabra no significa otra cosa que la cobardía de esconder la cabeza debajo del ala dando también alas a los facinerosos. Quizás la animalada de tenerlos a todos recluídos el 23 F alumbrase la lucidez de no decir tonterías. Ahora, como están en libertad, pueden decir chorradas generalmente a cargo del campeón mundial Sanchez o de los partidarios de Mao o de Stalin que viene a ser lo mismo. Escuchar a comunistas predicando el diálogo produce verdadero pavor.

Por otra parte, no quiero perder la ocasión de comentar lo sucedido en la Audiencia Nacional donde dos jueces han sido apartados del caso de la Gurtel por motivos ideológicos, maniobra ejecutada por los mismos que en su día auparon a Garzón a Secretario de Estado para acabar teniéndose que tragar que era un delincuente precisamente ideológico.

Sin embargo tengo que decir algo en favor de la decisión adoptada. El caso de Concha lo ignoro porque no la conozco y por tanto permanezco neutral con dudas y ello dada la escasa vocación que han tenido siempre mis antiguos compis para meterse en estos charcos ( no recuerdo caso alguno ).

Sin embargo, el supuesto del bello Enrique es diferente. Siempre tuvo la obsesión de labrarse un porvenir en los brazos del PP y esto se puede acabar pagando. Cuando era portavoz del Consejo su entusiasmo por la proclamación de las victorias de los suyos hacía pensar que en realidad era portavoz de sí mismo. Su nombremiento en el Constitucional hizo que se pensara más en un precio que en un mérito y su final en el famoso incidente de la moto alcoholizada fue de bochorno. Al cabo, y aunque se careciese de experiencia por supuestos similares, no puede descartarse que existiera una grave duda de su imparcialidad para juzgar el caso Gurtel si bien aquella no estuviera relacionada directamente con la causa sino con la condición global del Magistrado en un supuesto de presencia de los partidos políticos. Ojalá sirva esto para que no existan miedos de aplicación a la izquierda de similares parámetros.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s