Candidatos a Alfonso Guerra

En el partido socialista ha existido siempre el cargo del faltón profesional, personas que en nombre de una justicia real o inventada se consideraban con derecho a ir insultando sin ton ni son  a todo el que se pusiera por delante. Durante los penúltimos años ese papel lo ha interpretado a la perfección Alfonso Guerra. Era un tipo sin gracia pero con garra que nadie sabía en qué trabajaba pero al que todo el mundo atribuía facultades conspiratorias sin límite. Por ello y porque intervenía en la designación de candidatos a la mamandurria causaba pánico en la cofradía.

Los tiempos cambian y el Guerra, por lo menos aparentemente, ha dejado la cosa pública. Con este motivo se ha organizado la de San Quintín para obtener la sucesión. El problema es que la cantera desde Zapatero deja mucho que desear. Son una panda de pipiolos a los que faltan las más mínimas dotes para el oficio y sólo les quedan los exabruptos la mayoría de las veces inoportunos.

En esta situación han hecho por completo el ridículo cuando se las habían puesto como a Felipe II con motivo de las reuniones del Ministro del Interior con imputados por delitos siempre y cuando el aludido fuera amiguete e ignoro si también del Opus. Ante tal bicoca se han hecho un lio y han terminado no ya en la Fiscalía para que ésta investigara las intenciones de los reunidos, sino haciendo de fiscales en funciones y declarando después cómo tenía que haber terminado la investigación omitida. A la cabeza de semejante despropósito los Luelma y Hernando que, con su seriedad acostumbrada, hacían méritos para suceder al ausente. Qué suerte tienen en el PP que, cuando les pillan con el carrito de los helados, salen estos Mortadelo y Filemon y pinchan el globo.

Vamos a cosas más divertidas. Florentino se ha traido a Benitez para poder seguir haciendo de entrenador. ha cambiado al cacique Casillas porque había empezado a estorbar y además cantaba más que Pavaroti y ha puesto de jefe del vestuario, no sea que el tal Benítez se acabara de creer que mandaba algo, a Ramos que es una mezcla de todo lo malo que se produce en la Casa Blanca. Al tiempo me parece a mí que muchos de éstos no es que no se coman el turrón, es que no llegan a los huesos del santo ( 1 de noviembre). Para empezar un honroso empatito en Gijón con la receta del cerocerismo que tantas tardes de gloria nos promete.

Quiero terminar con un mensaje propio de la temporada. Por medio de mi amigo Nono, siempre acertado con el ánimo viajero, he recalado, aprovechando cierta cercanía, en la playa de Bolonia de la costa gaditana. Todos los adjetivos me parecen pocos. Es un sitio asombroso que permite incluso correr con la amenaza del viento. No había visto jamás aguas tan bonitas ni siquiera en Lanzarote. Los espacios son inmensos y los asistentes no demasiados y diluídos. Ayer disfruté de tan fantástica experiencia y hoy tengo la suerte de contárosla y recomendarla. Para que la excursión fuera perfecta, visita a Tarifa y a las ruinas romanas de la propia playa. Un día extraordinario a pesar de la temperatura gélida del agua.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s