El terremoto del Cervantes

Resulta difícil creerse lo que está pasando y, en concreto, el placer sadomasoquista que el Gobierno experimenta cuando cualquier mamarracho le insulta con el más absurdo pretexto y en presencia, a ser posible, de un auditorio internacional. Ya pasó con Mas en Barcelona y ni siquiera me acuerdo de la razón. Lo único que le interesaba es que le escucharan los extranjeros pero como se trataba de un público cautivo no tuvo el menor problema. La cosa no fue a mayores porque nadie sabía de qué hablaba. Allá este pensarían.

Ahora el sucedido ha sido más grave, Un anciano faltón y literato vulgar se fue a vivir a Marrakech, eso sí, sin molestar a nadie para que no le echaran y, repentinamente, se da cuenta de que en España, se supone que al contrario del país alauíta, hay mucha injusticia y desigualdad. Total que se planta ante el Rey y parte del Gobierno, recoge las perras que la derecha vergonzante le daba por un premio innecesario e injusto y, como si tal cosa, decide hacer propaganda de un partido nazi que resultaría despreciable para cualquier persona de bien. Wert mirando como cumpliendo el papel de ” hay que aguantarles todo y más en época electoral”.

Yo no digo que el ministro se levanta y se fuera, ni siquiera que llamara a los guardias para que se lo llevaran, pero hay está el Alcalde de Alcalá de Henares que se negó a acudir a la comida. Qué lección de dignidad. Creo que me empadronaré en la bella ciudad cervantina para poder votarle.

La cuestión me recuerda el tan repetido chiste del tren que, pasando mil penalidades para conseguir remontar Despeñaperros iba en los albores de La Mancha echando humo y con el silbato a pleno pulmón mientras que un solitario pastor musitaba “esos cojones en Despeñaperros”. Pues si cambiamos el célebre puerto por las lejanías marroquís ya lo tenemos.

Tras arduas investigaciones, he desentrañado el misterio del terremoto. Después de atender dieras tertulias de la radio la cosa estaba chupada.¿ Quién podía estar detrás del movimiento sísmico ? Naturalmente, Rajoy y un pariente lejano que se dedica, sin declararlo a nadie, a recomponer paisajes triturados incurriendo en tráfico de influencias, prevaricación y no se cuántas cosas más. Y ahora en serio. No puedo dejar pasar la ocasión de rendir homenaje a un francés, en su tiempo afincado en Madrid, de nombre Floren Huguí, que tenía de oficio presidir compañías aseguradoras.

Hace muchos años, cuando le conocí, me hablaba con profusión y cariño, de la región de Katmandú lugar en el que tuvo extraordinarias peripecias de las que sobrevivió de milagro. Dondequiera que esté le envío mi más cordial abrazo a la vez que os animo a todos a contribuir como podáis ayudando a esta pobre gente.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s