Los griegos y la lengua de Mario Conde

El tio más chulo que he conocido en mi vida es, sin duda, Mario Conde. Bueno, mejor dicho, era, porque todos los récords han sido batidos por el “bombilla” griego. Por cierto qué manía la de estos marxistas nuevos de jugar con los adornos capilares. Ya los querría yo ver con el papá Stalin fardando de pelo singular sea bombilla o coletas. Los veo desfilando a la pelu, al cero y calladitos como con cualquier general africanista.

Recuerdo al conocido Mario el día en que tuvo la ocurrencia de sacarle la lengua a la diputada que pretendía saber donde guardaba el dinero de Argentia Trust. No volvió a tener quemaduras en la piel por la acción solar porque pasó una larga temporada a la sombra. Este chico, que era y es muchísimo menos listo de lo que dice su reputación, perdió una excelente ocasión de estar prudente y callandito.

Ahora va el lumbrera griego y le dice al representante de sus acreedores no ya que no le va a pagar sino que,además, le diga a sus jefes, empezando por Angelita la fantástica, que los desprecia y que no se molesten en llamarle porque no piensa ponerse al teléfono. Angelita, que tiene su carácter y que es la paganini, ha jurado en arameo y parece que no les va a dar ni para pipas. Por si fuera poco, confían en Putin que ya hay que estar desesperado. La suerte que tiene Rajoy, y yo me alegro, que va a disponer de la cosa griega para que muchos pongamos las barbas a remojar.

González, el ínclito presidente madrileño que colocó la Fugitiva y que no sabe quién le vende un piso, es otro que tal baila. No escarmentado con lo de Adelson se acaba de liar con un chino que levanta toda clase de sospecha a propósito de la “operación Campamento “. Ya han empezado a decir que van a negociar. Nadie sabe de qué pero no se me ocurre otra cosa que no sean facultades administrativas, es decir, terreno pantanoso a efectos de corrupción. Estaremos atentos a la pantalla.

Hay otro asuntillo que me tiene bastante espantado. Se trata del espectáculo de los huesos de Cervantes. No sé a qué viene tanto buscar y rebuscar o, mejor, lo sé y por eso me indigna. Se trata simplemente de satisfacer el morbo del turista y poner un cartelito  anunciando el atractivo turístico. Digo yo que para eso pueden poner el cartel o, mejor, muchos carteles por toda España que nadie se va a molestar comprobándolo. Hace falta ser hortera.

Por último, el lio del fútbol también conocido como la sempiterna pelea – yo la viví en 1985- entre Consejo y Federación. El Consejo es el jefe del deporte y el deporte es pobre y por tanto subvencionado. El fútbol es otra cosa – un espectáculo – y trajina pasta. Sucede que como es una entidad privada se resiste a ser inspeccionado por funcionarios de tres al cuarto y ello al socaire de una normativa que busca intervenir en esa pasta a través de sus tentáculos burocráticos. Si a ello añadimos que Cardenal nu fue nunca el más listo de su clase pues ya tenemos la semilla del follón.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s