Con la Iglesia hemos topado Sancho

Como alguna vez ya he dicho me jacto de que, a pesar de mis ideas (pocas)  librepensadoras,  no soy anticlerical y esto en un país donde lo normal es lo contrario. Sin embargo, hoy me presto a hacer una excepción basado en una experiencia de esta misma mañana.

Por una afortunada casualidad, acompañar y guiar a una dama, he pasado la parte principal del día en Avila ciudad donde la nostalgia de mis años juveniles encuentra motivos evocadores. Sigue siendo un destino extraordinario sin perjuicio de que las comunicaciones, las modas y los yankis la hayan relegado respecto a su vecina, también fabulosa, Segovia. Avila, sin embargo, tiene un sabor más añejo y su decadencia urbana te hace sentir aún más en el seno de la historia. Por el lado contrario, la animalada del arquitecto de cabecera de la izquierda, el tal Moneo, y la descomunal cagada del edificio de la plaza. Qué bestia.

En estas andaba yo cuando pretendí hacer alguna visita eclesial, como San Pedro o San Vicente. Imposible porque los horarios parece que los ha puesto la desaparecida Duquesa de Alba o cualquiera otra de su condición. Aquí no pasa nadie y, si quieren hacerlo para mantenerme sus ayudas de toda clase, pues nada, media hora de madrugada todos los veintinueve de febrero y a quien le pique que se rasque.

Estos tíos, y ahora me refiero a la clase curil, no se han dado cuenta todavía de que la cultura en España tiene una vinculación absoluta con la religión. Aquí no hay ni historia ni arte que se pueda sustraer al fenómeno religioso y en España donde hay  exceso de poder aparece la chulería venga de donde venga.

La consecuencia de lo que expongo es que una ciudad que clama por el turismo haga, a través de los clérigos, todo lo que sea posible para que no aparezca un  solo guiri. Las iglesias, en ocasiones, sólo abren por las tarde y, eso si, cuando uno pregunta por qué le responden que no se queje que en los días laborables el horario es de tardes…..pero más amplio. Vamos, para explicarlo en un foro de turismo. Así tenemos la fama de mentirosos que  tenemos, no se lo pueden creer.

Está ahora en boga la polémica de la Mezquita. No conozco los entresijos e incluso me imagino alguna clase de gatuperio de los de siempre, pero tampoco me fio de los curas  y ya desde ahora me apunto a la idea de la gestión conjunta para que, de alguna forma, los intereses nacionales se vean salvaguardados aunque sea a costa del dinero público que van a trincar los de enfrente, pues los del clero suelen ser mejores gestores, y mucho más tímidos en la rapiña, . Quitarán a los curas para meter economistas y si no, al tiempo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s