Parot, Lopez Guerra y las escuchas

Disculpadme por el batiburrillo del título pero todo está relacionado. Para empezar y como marco general de lo que está pasando me remito al artículo de hoy en El Mundo de Casimiro García Abadillo sobre la conspiración de “la paz” y el papel político y jurídico del Tribunal de Estrasburgo. La conclusión no puede ser más brillante ni verdadera : para muchos supuestos juristas, y ahí se incluyen varios Magistrados, eso sí, todos próximos a la izquierda y sus mamandurrias, ser de Eta es una circunstancia política y por eso un atenuante en su responsabilidad penal. Como suena.

La Historia es constante e injustísima; el concepto de víctima es inexistente desde el punto de vista histórico. El futuro de los que están siendo testigos de las bestialidades de los chicos de Estrasburgo es el insomnio, y no lo digo por sus naturales reacciones nerviosas ante lo que ven sino porque su único consuelo va a ser la cantidad de café que van a ingerir en los despachos ministeriales, el constante lamento y la asistencia a manifestaciones que serán cada vez menos numerosas.

La sentencia la puso Zapatero, oportunista y desleal, cuando dijo que preconizar menos beneficios penitenciarios para el terrorismo era una actitud reaccionaria. Le acompañaron los del barro en las togas y demás camaradas hasta llegar al jurista impostor López Guerra quien, con el carnet en la boca por toda cualificación profesional, ha ido desempeñando con fidelidad perruna los papeles que se le han ido encomendando. Después, con el espíritu de a mi la legión que les caracteriza, se han sumado todos los demás. Otra reflexión es la multitud de Tribunales que nos rodea jugando como árboles que ocultan el bosque. Para qué sirve Estrasburgo además de para colocar a políticos disfrazados de juristas ¿es que no hay suficientes Tribunales que puedan aplicar el mismo Derecho?

Entrando en el fondo baste decir que cualquiera de las dos teorías sobre Parot puede defenderse con  respeto, pero yo prefiero la que en su día sostuvieron la Audiencia Nacional, el Tribunal Supremo y el Constitucional : una cosa es la pena y su no retroactividad y otra los beneficios penitenciarios que se rigen por el momento, a no ser que se llegara a desnaturalizar  el propio beneficio, consecuencia difícil de predicar en el caso español porque dichos beneficios eran y son sumamente generosos. El papel de fumar está para lo que está y un país no es un pitillo de mezcla.

Sin embargo, quiero introducir un matiz en mis apuntes. Es muy fácil pontificar sobre víctimas e injusticias en Madrid y resaltar el papel de venganza social legítima que debe tener el derecho penal,  pero hay otros territorios donde las cosas no son exactamente así. Muchas personas estaban y se sentían amenazados y, con más o menos razón, estiman que ya no lo están. Tienen su legítimo derecho a pasar página mental y mirar hacia otro lado pensando lo que antes decía, que la historia es injustísima, pero es historia.

Bueno, ahora vamos con las escuchas, que no son moco de pavo. En España siempre he creído que las escuchas yankis nos salvaron en su día de la hidra terrorista. Creo que fue Bush el que se las ofreció a Aznar y así comenzó una lista interminable de detenciones en Francia. La versión oficial era la de la infiltración policial pero yo no me lo creo. Con independencia de bastantes actuaciones heroicas tanto de la Policía como de la Guardia Civil lo cierto es que se les coló, en sus narices y de forma bastante ridícula, nada menos que el asesinato de un Presidente del Gobierno en la propia dictadura de los interrogatorios “eficaces” .

Considero que todo sucedió en virtud de algún ingenio, supongo que un satélite de comunicaciones, colocado en la vertical de los Pirineos y que impedía el uso clandestino de cualquier teléfono hasta el punto que para llamar se tenían que ir a Bélgica. Así lo he pensado siempre, mis amigos lo saben desde hace años, y así lo sigo pensando.

Estos aparatitos acaban teniendo existencia autónoma en manos de burocracias que poco creen en los derechos individuales y que, con la complicidad de políticos que deben su popularidad al color de su piel, se convierten en instrumentos deleznables. Y ahora, a ver quién es el guapo que se atreve a enfadarse con el amo cuando saben que éste les ha oído hasta respirar.

Y, para desengrasar, algo de Ancelotti. Es una buena persona en una profesión donde lo menos importante es la cualidad moral de los seres humanos. Aparte de empeñarse en jugar sólo, según los días, con siete u ocho jugadores, pues no se pueden considerar tales a los Modric, Benzemás ( que parece Benzemenos ) Coentraos, Arbeloas y Khediras, lo de poner a Ramos de creador en la posición teórica de Pelé es para nota. En fín, padecemos un entrenador, simpático eso sí, pero que no sabemos qué clase de deporte entrena.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s