Javier Leoni y algunas minucias

Siempre he querido que este balcón hacia los amigos recuperase las memorias de personas excepcionales que, por no ser pasto de la mediocridad de la caja tonta, no tienen la repercusión que su personalidad merece. Hoy, gracias a mi simpar amigo, gran abogado y maestro taurino – lo de su falta de habilidad con el tute lo dejo para otro día – Jose Ramón García he tenido acceso a este personaje, cuyo obituario se encuentra en el ABC del pasado día 25.

Javier era el hombre total. Devoró la vida en cada trago, ya fuera por su persona, por su  integración total en el teatro y otras artes escénicas o con su simple presencia entre amigos haciendo gala de humor e ingenio. Vamos, como a mí me gusta la gente. Para colmo de bienes, era extremeño. Tuvo un solo problema en la vida. Cuando nació sus paisanos habían ya descubierto América. Si no hubiese sido así los Pizarro, Cortés y compañía no hubieran pasado de ilustres Jefes de Negociado.

Al decir de los que estuvieron presentes tuvo un funeral mágico. Poetas y gente del teatro y la intelectualidad se lanzaron a la expresión espontánea en la reunión más auténtica que se puede imaginar. Pocas lágrimas quedaron en su sitio. Allá donde estés descansa y no dejes descansar a nadie. Que todos puedan disfrutar de tu persona.

Y ahora vamos con las minucias. Sabéis de mi obsesión por pequeñas campañas que persigan el imperio de la convivencia en un país que sigo viendo enormemente atrasado. Por ejemplo, la prohibición del móvil en el AVE, intentar evitar que un forajido de Tejas con la ayuda de algunos indeseables e indeseablas de Madrid consigan propagar el cáncer mediante el tabaco con el pretexto de los casinos, y también evitar que casi los mismos le regalen la Castellana a Florentino y sus legionarios de medio mundo. A eso añado la monumental estafa de la Olimpiada que los propios mediocres tirando a horteras desean para salir más en la tele y supongo que para otras cosas menos confesables. Lo venden diciendo que en el futuro será rentable, nadie sabe cómo. Panda de golfos para una ciudad arruinada.

Hoy sólo trataré del AVE y el móvil de los pasajeros. Hace unos días escribí una carta al servicio de atención al cliente  ¡¡¡¡¡¡ y me han contestado¡¡¡¡¡¡. El autor de la fechoría es un tal Juan Manuel Amat Márquez, del Centro de Atención posventa de la Dirección de Viajeros de AVE Larga Distancia sito en la estación de Málaga. La carta  no tiene desperdicio. Después de los amables tópicos esperados dice que el comportamiento es de la exclusiva responsabilidad del viajero y que la gente que va en el tren de lujo necesita trabajar con el móvil y no se les puede perturbar. Para acabarla de………fastidiar (estamos en horario infantil), después de decir tamañas chorradas, en la carta consta impreso un ruego ecologista diciendo que no se imprima porque eso puede perjudicar al  medio.

Es decir, a partir de ahora en los vagones se puede hacer de todo, desde escenas subidas de tono a simplemente escatológicas puesto que si el Reglamento no impone ir a las plataformas para hablar por el móvil supongo que tampoco impedirá ir a otras cosas. Que se preparen los niños y los ancianos.

También quiere decir que al que trabaja no se le debe perturbar. Que se lo apliquen a los atracadores de bancos que, dentro de nada, recriminarán a la policía su falta de sensibilidad social al no permitir que se escapen con el botín. Por último, lamento la empanada que sufre el enchufado de marras con el medio ambiente y le recuerdo que los ruidos de los psicópatas del móvil lo perturban más que el papel.

Es una lástima que en los empleos públicos no exista la regla del fútbol que consiste en cambiar los jugadores de forma instantánea. Seis millones de parados y este pollo con un momio a nuestro cargo clama al cielo. No obstante si creéis que aún puede reinsertarse en la sociedad se lo podéis hacer saber, a él y a todos, en su dirección de correo oficial, jmamat@renfe.es. Por mi parte seguiré investigando porqué los seres vivos tienen un derecho natural a la molestia en un tren y no lo tienen, a satisfacción general, en un avión y que no me vengan con la paletada de la seguridad.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s