Dándole Cañete al Codigo Civil

Son como Fraga, que no en balde les inventó. Mucha oposición, mucho número 1 – nadie sacó nunca el 2 que no está tan mal – y luego ni puñetera idea de nada. Ahora dándose o sin darse cuenta, se están cargando una de las pocas cosas serias que teníamos, el Código Civil. La banda de los Marianos y compañía acaban de decidir que no se paguen las deudas. Primero han sido las hipotecarias, luego las de las operaciones financieras y más tarde serán todas mediante las quitas. Pues que lo sepan si es que pretenden saber algo :rebajar una deuda mediante ley es expropiar, y se paga, aunque no venga en el programa de tan singulares Abogados del Estado o Registradores, de “no sé qué”.

No sé tampoco a qué viene que para justificarse aludan siempre al pobre ignorante engañado por el pérfido banquero. Los que yo conozco eran legítimamente ambiciosos y palmaron por el cambio de tendencia en los beneficios de esa Banca, tan especial como las Cajas. Sin embargo, si admitimos que hubiese engañados, ya el Código Civil contempla los vicios de consentimiento y la nulidad contractual consecuente y ello sin necesidad de abolir la propiedad privada……..una vez que han asegurado la suya, como pasa siempre.

En el futuro, y como ya he dicho en otra ocasión, no habrá préstamos y muerto el perro se acabó la rabia………a cambio de la gripe aviar. Aparte de ignorantes no parecen estar en su mejor momento de salud mental.

Otra cosa que llevo mal, porque a mí un préstamo ni fu ni fa, es su constante obsesión por hacernos recomendaciones de vida privada o profesional. Ignoro qué nos tiene que enseñar el Gallo Margallo o el Obispo de Interior pero lo que me tiene más estupefacto es lo de las duchas de agua fría del impar Cañete. Lo curioso es que al parecer no tiene motivaciones religiosas, como hacía el incalificable san Josémaría, sino que es para ahorrar agua. También podían, ya puestos, ahorrar saliva y no decir tanta chorrada.

Además, si te duchas con agua fría provocas una hipotermia matinal cuyo único remedio consiste en trincarte un par de litros de chocolate calentito acompañado de abundante bollería y/o churrería……y así se nos ha puesto el apóstol de la heroicidad matinal, Cañete. Anda Cañete, templa el agua, guarda dieta incluso de saliva y que nos dures mucho que tú, por lo menos, eres un tipo majete.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General, Justicia, Política, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s