Diálogos cervantinos

Rendido el cuerpo, tras una vida de vicio y pecado ( en la imaginación por supuesto ) he recalado en una Venta donde restauran huesos y carretas y que dentro de 400 años será conocida por el nombre de gimnasio. Allí estoy bajo los cuidados de un domador lusitano y sitúo la mirada, cuando tengo la fortuna de coincidir, en una musa, Dulcinea de Pucela, que deja chica a la del Toboso.

– Vamos, vamos vuesa merced, despierte y déjese de ensoñaciones. Abandone los gigantes y vuelva a los molinos que es lo suyo.

– Qué remedio amado Sancho. El caso es que la edad va haciendo mella en mi armazón y he decidido sentar la cabeza. Va siendo hora de dejarme de aventuras de caballerías y emparejarme como cualquier otro hidalgo del reino.

– ¿ Quién será la favorecida por la anhelada decisión ?

– Pues mira Sancho, como muchos habrán ya averiguado, la elección entre las centenares de aspirantes no ha sido difícil, the winner is ¡¡¡ Amy Martin ¡¡¡. como suena.

– Pero vuesa Merced está perdiendo la cordura que le resta. La chica quizás no tenga la reputación que un hidalgo merezca.

– Mira Sancho déjate de tonterías. La chica, Dª Amy en el futuro te advierto, está plagada de virtudes. Al parecer es monilla y digo al parecer porque nadie ha tenido acceso a su contemplación, discreta como una libélula hasta el punto de que ni su marido conocía su existencia y, lo que es fundamental, en materia de maravedíes ve crecer la hierba. No te he contado que deseo acabar mis correrías en un reino lejano, conocido como Nueva Zelanda, y dado lo costoso del traslado y que un noble no puede aceptar donaciones, he pensado en una buena sociedad de gananciales.

– Vuesa Merced me asombra.

– Pues ya sabes, recorre las tierras de Nuestro Señor y anuncia mis propósitos por si hay alguien que pueda dar con ella. Y a otra cosa. Unos mercaderes del sur, allá por Onuba, o Huelva para los catalanes, me dicen que en un recinto donde moran los más temidos criminales se han personado las fuerzas del Gobernador y cuando todos creían que se trataba de una reyerta entre truhanes ¡¡ se han llevado a los administradores, al parecer por trincones ¡¡ . Los truhanes no caben en sí de gozo y dicen al jefe de la tropa ” desengáñese D Gelmírez, a éstos no hay quien los degenere ” ( transcripción de una frase de un interno pelota al Director de la prisión en tiempos reciente ).

Otros mercaderes, que venían del Reino que visitó Marco Polo, me han contado que apenas a tres meses de viaje existe otro reino, tras atravesar tremendos mares, conocido como  el del Sol Naciente donde no sólo no se venera al Dios verdadero sino que acaban de sustituir al falso por una nueva Diosa conocida por Seguridad Social. Semejante monstruo les ordena que en lugar de venerar a sus mayores, como se hace en tierras cristianas, incluso moras, se les convenza para que ahorren gastos y nos priven de su compañía. Quiero organizar una expedición de caballeros para finar a estos seres pero dicen que son pequeñitos y se te escapan de los dedos.

– Vamos Vuesa Merced despierte  de una vez y vuelva a la razón que le están viniendo las calenturas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s