Feliz cumple Majestad

Hoy celebramos el 75 cumple de S.M., el Borbón por excelencia. Que lo disfrute con salud. Con este motivo no quiero dejar pasar algunas reflexiones. La primera y esencial es que soy republicano hasta las cachas. Lo era mi padre y lo son mis niños. A nosotros eso de que uno mande por decisión de la barriguita de su madre nos parece fatal y menos chorradas con lo de la Constitución o los mandamientos de la Ley de Dios. Al final mandar es mandar y si lo deciden los demás, pues toca aguantar, pero de ahí a que guste queda un trecho.

Con relación al Borbón quiero decir que la noche del 23F, cualesquiera que fuesen sus intenciones, a mí me traen sin cuidado, estuvo magnífico. Creo sinceramente que por el bien de todos evitó un follón. Sólo con esto se ha ganado una respetuosa despedida, ya sea ésta por causas biológicas o, como el caso de su abuelo, políticas, por parte de todos los republicanos de buena fe.

Siguiendo con el tema soy un fervoroso admirador de la Revolución Francesa que acabó, como diría un pedante, con el “Ancien Régime”. A España le hace mucha falta algo similar que termine con una sociedad entre feudal y estamental. La Revolución sólo tuvo dos defectos, la guillotina y Napoleón. Alguien me dirá que sin esos componentes no hubiera habido Revolución pero yo contesto que a ese precio no lo quiero aunque le debamos la desaparición de la reina más cursi e idiota de la historia mundial y del rey más indeseable de la misma historia. También es cierto que se llevaron por delante a otros cuantos criminales del bando revolucionario pero el más listo de todos, Fouché, se escapó y ¡¡volvió a ser ministro!! Es mi ídolo histórico.

Creo que la guillotina se debió haber sustituido por otro invento francés, la Gillete pro Glide 5 cuchillas, que se limita a rasurar pelitos con increíble precisión y en cuanto a Napoleón fue un psicópata que despobló los campos de Francia a base de guerras canallas.

Volvamos al Borbón. Las damas bien casadas de nuestra sociedad suelen achacarle cierto desorden en su vida íntima para acabar diciendo con cierta permisividad con objeto de alejarlo de sus alrededores “bueno, de los Borbones ya se sabe” y se remontan a la Fornarina. Se olvidan, posiblemente de forma intencionada, de los deseos de la mitad por lo menos de la guía telefónica. Puro resentimiento de género.

Yo lo que le achaco, como buen mercantilista que soy, es competencia desleal. Si yo le propongo a una dama que se venga conmigo “de elefantes” la aludida pensará ” ya está el hortera éste ofreciéndome que pierda mi domingo en la Casa de Campo con un perrito, quizás doble, bien rellenito de mostaza y tomate”. Si lo hace él la respuesta de la rubia debió ser “yupi, a Botswana a todo trapo, con tiros, ski y aprés ski aderezado de trompicones, fandangos y alegría”. Así cualquiera. Y luego a pedir perdón porque al parecer se había equivocado. Ya me gustaría a mí equivocarme cada quince días (para más no estoy ) con la ex de Van der Wart por poner un ejemplo, eso sí…………….pidiendo perdón cada quincena.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s