Los accidentes de tráfico

Cada año entre 2000 y 3000 personas, según quién y cómo haga la estadística, fallecen en España víctima de un accidente de tráfico. Parece mentira que una tragedia de esta clase no merezca apenas unas líneas salvo a finales de verano, en Navidad y en Semana Santa. En esas épocas se sueltan unos cuantos tópicos y a vivir que son dos días si se tiene la suerte de que no te toque la china. Al que le toque o se muere, con lo que no puede protestar, o se limita a poblar tanatorios con escenas trágicas y una suerte de fatalidad asumida. No tiene por qué ser así con tal de que la mitad de los implicados en la gestión del tráfico y sus accidentes cumpliera con su obligación o, por lo menos, no colaborara, por estulticia o por dinero, a esa dramática circunstancia.

En primer lugar, la gran mayoría de los muertos proceden de delitos o imprudencias con lo que ya podemos decir que si quitáramos ésos, los muertos serían muchos menos. En segundo término, si la Administración pusiera mejores señales o cumpliera más satisfactoriamente con sus competencias sancionadoras, otros cuantos salvados. Por poner ejemplos ¿quién ha visto a una moto  de más de 500 cc ir a la velocidad legal en la carretera?, y ¿quién ha visto a uno de estos bólidos orillado por la policía para recriminarles su comportamiento? Por un justo salvo a Sodoma que se decía. Además, las cámaras no recogen su matrícula. Así van.

Luego, los jueces penales. No les gusta nada enfrentarse a delitos por aquéllo de que su manitas no se pueden manchar e inventan faltas con un porrón de muertos. La Fiscalía…bien gracias, como siempre y siguiendo el principio de intervención mínima. ¿Para qué sirve un Fiscal?

Tampoco se libran los jueces de lo contencioso. Ya tienen dos leyes que les obligan a imponer  las costas en los recursos contra multas. ¿Han visto alguna? Yo tampoco. Claro, así se impugnan masivamente las multas por agencias que tienen montado un lamentable chiringuito. El día que le tengan que decir a sus clientes, como ordena la ley, “lo siento, no es que haya perdido su recurso, lo que al fin y al cabo sólo le obliga a pagar la multa, sino que me debe 300 para costas,” se acababa el trágico cachondeo. Y, por último, por ahora, ¿qué es eso de que la Guardia Civil actúa por afán recaudatorio y que quiten radares para que los coches puedan ir a 200 por las autopistas? Además, esa ilegalidad, y en mi opinión vileza, la anuncian a bombo y platillo unos individuos que se amparan bajo el lema de “ponle freno” que están nítidamente infiltrados por los intereses de quienes pretenden acelerar y no frenar. Los iremos desenmascarando y a ver si se enteran los grandes grupos de comunicación que les dan cobertura. Tantos muertos sólo se pueden producir mediante muchas complicidades…¡y las hay! A ellas se ha sumado la nueva Directora General, que ya habla de quitar radares, supongo que para frenar el “afán recaudatorio” de sí misma. Señores fiscales y jueces, disculpen las molestias, pero miles de muertos o sus familias nos contemplan y !es tan fácil ahorrar vidas! Ya está bien. Seguiremos escribiendo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General, Justicia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s